La Diplomacia Ciudadana al servicio de las personas migrantes

diplomacia ciudadana al servicio de las persona migrantesLa Diplomacia  Ciudadana al servicio de las personas migrantes

Somos una nación que abre sus puertas con libertad y generosidad, y somos una nación que toca las puertas del mundo con propuestas e ideas renovadoras para el presente y el porvenir.  La migración es una valerosa expresión de la voluntad de una persona por superar la adversidad y vivir una vida mejor. En la década pasada, la globalización incrementó  el número de personas con deseo y capacidad para trasladarse a otros lugares y el Ecuador promueve el respecto a esa libertad.

En Ecuador hemos vivido retos y transformaciones sociales profundas, se ha puesto de manifiesto la estrecha vinculación que existe entre la migración internacional, los derechos y la soberanía y por tanto demandamos a los estados, políticas y legislación a la altura de esta realidad.

La historia confirma que el ser humano ha migrado siempre, es parte de su relación con el espacio y el tiempo. En el Ecuador,  tal  como reza en su Carta Magna, bajo ninguna circunstancia o condición, las personas pueden ser consideradas “ilegales” por su condición migratoria.

img_niñoLa  nueva Constitución realizada en Montecristi, trajo  consigo cambios significativos en favor de los derechos de las personas en situación de movilidad humana, partiendo  del  principio de  la  ciudadanía universal y el derecho a migrar. Derechos que no se restringen a la adopción de un nuevo lenguaje sino que pretende delinear y cobijar una nueva legislación y política migratoria, cuya base se funde en el respeto a las personas.

La Constitución  en su artículo 9 señala:  “Las personas extranjeras que se encuentren en el territorio ecuatoriano tendrán los mismos derechos y deberes que las ecuatorianas.”

Lo cual significa: Sociedad debe comprometerse y las instituciones debemos responder de manera seria y decidida para cumplirlo, para construir espacios de Igualdad y de paz

diplomacia ciudadana al servicio de persona migrantesAsí también en el artículo 40  se indica: “Se reconoce a las personas el derecho a migrar, No se identificará  ni se considerará a  ningún ser  humano como  ilegal  por su condición migratoria.  El  Estado, desarrollará acciones para el ejercicio de los derechos de las personas ecuatorianas en el exterior.

En este sentido, la Cancillería es el ente rector de la política migratoria y es la encargada de velar por la implementación de políticas públicas que incluyan a las personas migrantes, no solo por su fuerza económica sino porque cumplen un rol importante para el desarrollo y cambio social del país.

Tres aspectos marcan el cambio en la visión y en la política del tema de movilidad humana:

1. Nueva Política Consular

El Gobierno de  la  Revolución  Ciudadana, a través  de  la  Cancillería, ha incorporando una nueva filosofía política basada en la noción de diplomacia ciudadana, a través de la cual se procura proteger y facilitar el ejercicio de los derechos de los   ecuatorianos radicados fuera del país, mediante: una atención digna, ágil y moderna; la respuesta a las necesidades de la población ecuatoriana viviendo en el exterior; y, la ampliación de la cobertura de los servicios que se brindan en los lugares donde se encuentran radicados los connacionales.

La Cancillería requiere de funcionarios altamente calificados con vocación de servicio y conocimiento teórico y práctico de las diferentes aristas que acarrea la movilidad humana, por ello ha incluido 170 nuevos terceros secretarios de diversas nacionalidades, los cuales están  preparados y sensibles a brindar atención  personalizada, intercultural  y  comprometida  con  la  movilidad humana.

2. El voto migrante

Dentro de esta  nueva visión, y reforzando la importancia de los derechos políticos  y  el  enfoque  transnacional, los  connacionales radicados en el exterior han participado en todos los procesos electorales desde 2006. Para las últimas elecciones 2013, el padrón electoral llegó a 285.753 ecuatorianos radicados en el exterior que pudieron sufragar en 49 países alrededor del mundo. Cabe señalar, que los extranjeros  radicados en el país por más de 5 años, también tienen derecho a sufragar. La rectoría del tema del ‘voto migrante’ recae en el Consejo Nacional Electoral, apoyados por las oficinas consulares.

3. Política de movilidad humana regional

El primer eslabón multilateral ha sido el Foro Andino de Migraciones, espacio de debate y concertación de la política migratoria a nivel andino, que surgió en el 2008, como propuesta de Ecuador durante su Presidencia Pro – Témpore en la Comunidad Andina. Fruto  de este  esfuerzo  colectivo  surge el  Plan Andino de Desarrollo Humano para las Migraciones (PADHM), elaborado a partir del I Foro Andino de Migraciones en Quito, que tiene como objetivo que los países andinos y Chile como país asociado, consoliden en materia migratoria  un accionar conjunto  y coherente  para el  tratamiento  integral de los derechos humanos de las personas migrantes y sus familiares, y el impulso del desarrollo humano.

La Conferencia Suramericana de Migraciones tiene cuatro ejes temáticos, que se abordan anualmente: el seguimiento al Plan Suramericano de Desarrollo Humano de las Migraciones, las migraciones y la integración suramericana, el fortalecimiento  de la gobernanza de las migraciones internacionales,  y la proyección de la región suramericana. Se debe resaltar la decisión de los países de la CSM sobre el tema de regularización, que  enfatizó la meta de que en Suramérica no haya ningún ciudadano de la región en condición de irregularidad.

politica de movilidad humana regionalCon  respecto  al  Mercosur, se  cuenta  con  el  Acuerdo  sobre Residencia para Nacionales de los Estados Parte y Estados Asociados que tiene como objetivo garantizar el  derecho   a  la  libre  movilidad, la igualdad de derechos civiles para los residentes  de otros  países y la no discriminación laboral, de tal modo que,  las   mismas  obligaciones, derechos  y  garantías  que  un Estado   demanda  y  brinda a sus ciudadanos, son extensivas a cualquier otro  ciudadano perteneciente a los países miembros de Mercosur.