Ecuador y Perú logran la aprobación de la resolución sobre regulación de uso y posesión de armas de fuego por civiles en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Quito, 8 de julio del 2022

El número de armas de fuego en manos de civiles supera el número en poder de la fuerza pública. Este es un fenómeno de alcance mundial y ha llevado a debates en el seno de las Naciones Unidas, que estima que el 86% de los homicidios con armas de fuego tienen lugar en situaciones fuera de conflictos bélicos.

Para enfrentar este problema, las representaciones permanentes de Ecuador y de Perú ante Naciones Unidas, en Ginebra, presentaron en la 50 sesión del Consejo de Derechos Humanos el proyecto de resolución sobre «Derechos humanos y regulación de la adquisición, la posesión y el uso de armas de fuego por civiles», que fue aprobada sin votación, este 7 de julio de 2022.

La resolución busca prevenir los abusos y las violaciones del derecho a la vida y a la seguridad utilizando armas de fuego por parte de civiles, así como su impacto en otros derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales. De igual forma, aborda el impacto de la adquisición, la posesión y el uso de armas de fuego por niños y jóvenes.

Cada vez ocurren con mayor frecuencia tiroteos y asesinatos masivos en escuelas, lugares de culto y otros espacios públicos, por lo que esta resolución llama a los Estados a que adopten regulaciones eficaces sobre la adquisición, posesión y uso de armas de fuego, así como a  invertir en iniciativas de prevención de la violencia y rehabilitación de niños y jóvenes atrapados en entornos violentos.

Asimismo, insta a los Estados a establecer requisitos para los fabricantes y comerciantes de armas de fuego, basados en los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos.

Por último, se solicita a la Alta Comisionada elaborar un informe sobre las regulaciones, políticas, buenas prácticas, lecciones y retos al abordar el impacto negativo sobre los derechos humanos del uso, adquisición y posesión de armas de fuego por civiles.