II Mesa Zonal de Movilidad Humana, realizada en Huaquillas, consolida acciones a favor de comunidad local y migrantes en la frontera sur

Quito, 2 de marzo de 2021

Alrededor de 70 funcionarios, representantes de organizaciones internacionales y de las ONG se reunieron hoy en el auditorio del Municipio de Huaquillas para pasar revista al avance de los compromisos consensuados el pasado 5 de febrero, durante la Primera Mesa Zonal de Movilidad Humana. En esta Segunda Mesa –que se realizó un mes después– se consolidaron las acciones a favor de la comunidad de acogida y de la población migrante que se encuentra en situación vulnerable, así como se identificaron nuevas prioridades para atender a estas poblaciones, en función de las dinámicas de la zona.

Las autoridades consideran que el trabajo desplegado por las entidades locales (GAD), los representantes del Gobierno central, los organismos internacionales y las ONG nacionales e internacionales es vital  para una adecuada respuesta a las necesidades de los migrantes que se han concentrado  en ciudades fronterizas como Huaquillas y Macará, con la intención de continuar su viaje hacia los países del sur del continente.

En Huaquillas, la Alcaldía calcula que se encuentran en “situación de calle” alrededor de 200 personas, de las cuales entre el 20 y el 30 % serían niños, niñas y adolescentes. De acuerdo a información del Grupo de Trabajo para Refugiados y Migrantes (GTRM), proporcionada durante la Mesa, el número de personas que estarían llegando diariamente a Huaquillas sería aproximadamente de 30, con una permanencia promedio de entre cuatro y cinco días en la localidad.

El albergue –que atiende a la población más vulnerable– fue habilitado en abril de 2020 para 60 personas y se acordó incrementar su capacidad de atención para 24 más. El Ministerio de Salud Pública informó que matiene brigadas de salud permanentes para la población venezolana en seis puntos de concentración en Huaquillas.

En la reunión se acordó que la Mesa trabajará para cubrir la demanda de acceso a agua y a facilidades de saneamiento (duchas, servicios higiénicos, puntos de lavado de manos, manejo de residuos sólidos y aguas residuales). Se convino además concretar la instalación de dos comedores comunitarios para atender a la población migrante y nacional en situación de vulnerabilidad.   Se preven acciones para nuevos alojamientos temporales y espacios seguros.

El desafío que representa esta realidad demanda mayores recursos. El viceministro de Movilidad Humana, Carlos Alberto Velástegui, dijo que el país actúa en la medida de sus capacidades y en cumplimiento de la normativa constitucional, cuya esencia es la protección de los derechos humanos en el territorio sin importar la nacionalidad.

La Cancillería se desempeña como articulador y coordinador de las respuestas que ofrecen los diversos actores involucrados, y lo continuará realizando en la medida de que la situación en la zona se mantenga, contando para ello con el apoyo de la cooperación internacional, cuya respuesta ha sido clave para complementar las acciones del Estado.