Ecuador se ha posicionado como un referente internacional en la promoción y protección de los derechos humanos, cuyo  compromiso se refleja cuando se convirtió en el 5º país del mundo en ratificar las 9 Convenciones sobre derechos humanos del sistema de Naciones Unidas y sus 9 Protocolos, en octubre de 2018, permitiendo a sus 10 órganos de tratados tramitar comunicaciones presentadas por particulares.  Además, Ecuador es uno de los 30 países del mundo en reportar en forma sistemática la implementación de dichos tratados mediante la presentación de informes periódicos, el uso de la plataforma informática SiDerechos (www.siderechos.gob.ec), a partir de diciembre 2019. Igualmente, la Asamblea General de la ONU eligió al Ecuador en tres ocasiones como Miembro del Consejo de Derechos Humanos (CDH) y sus expertos han ocupado dignidades en los comités y órganos creados en el marco de los sistemas universal e interamericano.

Ecuador, como Estado fundador de las Naciones Unidas, cumple un rol fundamental en los trabajos de todas las comisiones de la Asamblea General, en especial en la Tercera Comisión sobre Asuntos Sociales, Humanitarios y Culturales; en el Grupo de Trabajo del Examen Periódico Universal (EPU); y, en el Grupo de Trabajo que –por mandato del CDH– elabora un instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre empresas y derechos humanos, desde el 2015. Ecuador mantiene una constante coordinación con la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), así como con los relatores y otros titulares de mandato de Procedimientos Especiales de Naciones Unidas, a quienes se les ha extendido una invitación abierta para que visiten el Ecuador, desde el 2018.

Paralelamente, Ecuador, como parte del Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH mantiene una relación respetuosa y constructiva con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Corte Interamericana de Derechos Humanos. En el ámbito de la Organización de los Estados Americanos (OEA), la acción del Ecuador en defensa de los derechos humanos ha destacado el contenido de la Carta de Conducta de Riobamba, que reafirma que la acción conjunta ejercida en la protección de los derechos humanos no viola el principio de no intervención (doctrina Roldós).

Ecuador en materia de derechos humanos promueve el fortalecimiento del multilateralismo y los principios de cooperación y solidaridad internacionales, al tiempo que reafirma los pronunciamientos de los órganos de los sistemas universal e interamericano, los cuales coinciden en que la respuesta de los países al COVID-19 debe basarse en el  respeto de principios que guían la defensa de los derechos humanos.