Ecuador aboga en la OMC por el flujo contínuo de suministros médicos en la lucha contra el COVID-19

Quito, 10 de mayo de 2020

 

El país suscribió una declaración conjunta sobre la COVID-19 y el Sistema Multilateral de Comercio con otros 42 países

 En medio de la devastadora tragedia humana que ha significado la expansión de la COVID-19 con la crisis mundial de la salud que ha provocado, Ecuador y otros 42 países miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC) emitieron una declaración en que reafirman su objetivo de proteger la vida humana en sus países a través del aumento de la cooperación internacional y de la garantía al “flujo internacional continuo de suministros médicos vitales y otros bienes y servicios esenciales” (https://bit.ly/2YO8IYc).

Con miras a la reactivación económica mundial post-COVID-19, los países suscriptores de la declaración observan que será esencial mantener “un sistema comercial global tan predecible, transparente, no-discriminatorio y abierto” como sea posible. Por tanto, reafirman su total apoyo a “un sistema multilateral de comercio basado en reglas, donde la OMC juegue un papel central” y se comprometen a “seguir actuando en una manera consistente con nuestros derechos y obligaciones con la OMC” y a abstenerse “de levantar nuevas barreras injustificadas a la inversión o al comercio en bienes y servicios”.

En la declaración, que fue coauspiciada por 9 países latinoamericanos, se expresa que las medidas “restrictivas al comercio destinadas a proteger la salud, si se consideran necesarias, deben ser focalizadas, proporcionadas, transparentes y temporales, no deben crear barreras innecesarias al comercio o romper las cadenas globales de suministros y ser consistentes con las reglas de la OMC”.

Los suscriptores del documento enfatizan en la necesidad de mantener las cadenas de suministros de la agricultura y preservar la seguridad alimentaria de los países, y se comprometen “a no imponer restricciones a la exportación y a abstenernos de implantar barreras comerciales injustificadas sobre los productos agrícolas y alimenticios en respuesta a la pandemia de la COVID-19”.

La declaración expresa preocupación por el shock económico global que se está viviendo y anticipa que superarlo exigirá una respuesta internacional coordinada. Los países reconocen los enormes desafíos que enfrentarán en particular los miembros con economías en desarrollo y los estados miembros menos desarrollados.

También destacan que el impacto negativo será especialmente grave para las empresas micro, pequeñas y medianas por lo que dicen que intensificarán sus esfuerzos para apoyarlas. Los suscriptores del documento apoyan  “la reanudación de todas las actividades de la OMC tan pronto como sea posible” y el apoyo a su trabajo para apoyar un crecimiento económico sostenible y de largo plazo de todos los países.

[1] Afganistán, Australia, Barbados, Benín, Camboya, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guayana, Hong Kong, China, Islandia, Israel, Jamaica, Japón, Kenia, República de Corea, Kuwait, Liechtenstein, Madagascar, Mauricio, México, Moldava, Montenegro, Nepal, Nueva Zelanda, Nigeria, Macedonia del Norte, Noruega, Perú, Santa Lucía, Arabia Saudita, Singapur, Islas Salomón, Suiza, Ucrania, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido y Uruguay.