Ministro Arauz analiza vinculación entre paraísos fiscales y soberanía de los pueblos del Sur

Quito, 14 de febrero de 2017

El ministro Coordinador de Conocimiento y Talento Humano ecuatoriano, Andrés Arauz, quien también es director ejecutivo y responsable de Ecuador en el Banco del Sur, inició con su ponencia magistral el segundo día del seminario internacional “Hacia una Agenda Fiscal Internacional basada en los Derechos y la Igualdad”.

Ministro Arauz analiza vinculación entre paraísos fiscales y soberanía de los pueblos del Sur Ministro Arauz analiza vinculación entre paraísos fiscales y soberanía de los pueblos del Sur

El economista Arauz mencionó en su conferencia temas como la nueva arquitectura financiera y su importancia para garantizar una soberanía a los pueblos del Sur; datos vinculados con paraísos fiscales, la fuga de capitales con relación al Ecuador; y la experiencia del país en relación a los Tratados Bilaterales de Inversión (TBI). En este último punto, mencionó dos casos particulares: Perenco y Burlington.

Al referirse a guaridas fiscales, explicó que “para el caso de Ecuador (…), casi de los 6 mil millones de dólares que tenemos como ecuatorianos depositados en el exterior, podemos ver que hay 3 mil 200 millones de ellos depositados en Estados Unidos”. De acuerdo con el Secretario de Estado, estos capitales “resolverían, por lo menos en términos macromonetarios, más del 80 %, 85 %, de la problemática respecto a esta fuga de capitales; y, desde una perspectiva de política pública, nos ayuda a focalizar nuestros esfuerzos en esa dirección”.

Además, indicó que “en este sentido no nos debe sorprender que desde el año 2009, cuando el Ecuador ha venido aplicando políticas tributarias que busca reducir la predominancia o el rol que han cumplido las guaridas fiscales en el manejo y la planificación tributaria”.

Con respecto a la lucha del Ecuador en contra de los paraísos fiscales, expresó que debemos empezar a conceptualizar qué importancia tiene esto en la macroeconomía ecuatoriana, en términos del comercio exterior, de la fuga de capitales y de la liquidez doméstica requerida para sostener los medios de pago en dolarización; y que no pueden limitarse exclusivamente a la discusión de los paraísos fiscales con mecanismo para la instrumentación de la corrupción en la contratación que efectivamente es un alto riesgo.

Para visualizar “la desigualdad grosera” que se vive en el país, el Ministro mencionó los datos que arrojó Billionaire Census en el año 2014. Al respecto, precisó que las 280 personas más ricas del Ecuador tienen patrimonios que sobrepasan los 30 mil millones de dólares. La edad promedio de este grupo de personas es de 60 años y tienen 5.8 miembros de la familia. Haciendo una división simple, se puede ver que la familia promedio de este grupo pudiente ecuatoriano tiene un patrimonio de 107 millones de dólares.

Para tener una idea de lo que se habla -señaló Arauz-, la familia promedio ecuatoriana tiene un ingreso anual de 10 mil dólares; es decir que esta familia debería trabajar 10 mil 700 años y ahorrar el 100 % de sus ingresos, no comer, no vestirse, no mandar a la universidad a ninguno de sus hijos, para poder tener el mismo patrimonio que tienen estas familias más pudientes del Ecuador.

Con relación a los TBI, que establecen estándares de protección a la inversión limitando la capacidad regulatoria estatal, manifestó que el Ecuador en los últimos años ha tenido una amplia experiencia sobre este tema y cómo el arbitraje internacional en materia de inversión ha perjudicado al país.

Recordó dos casos. El uno se trata de Perenco, que en 2009 interpuso un arbitraje en el Ciadi en contra de Ecuador, invocando el TBI Ecuador-Francia, a pesar de que esta compañía es una empresa constituida en un paraíso fiscal. El otro caso es Burlintong, en el que un tribunal falló en contra de Ecuador, imponiéndole el pago de 400 millones de dólares. “Es una inmensidad de dinero que afecta a la política pública, que afecta la consecución de la garantía de derechos establecidos en nuestra Constitución”, enfatizó.

Asimismo, destacó que el Estado ecuatoriano está actuando en contra de estas políticas arbitrarias y que al respecto “el Ecuador conformó una auditoría ciudadana, que involucra a la sociedad civil y a una serie de expertos internacionales, autoridades gubernamentales para tratar de encontrar todos estos mecanismos de corrupción institucionalizada de justicia que realmente es una injusticia y que favorece solo a ciertos autores y al capital transnacional”.

Sobre el tema, recalcó que hace tres días el presidente Rafael Correa anunció que publicará los resultados de la Comisión para la Auditoría Integral de los Tratados Internacionales de Inversión y del Sistema de Arbitraje Internacional. Ecuador denunciará los TBI aún vigentes.

Finalmente, Arauz resaltó que “aquí no somos exclusivamente reactivos frente a este sistema internacional”. Esta reunión muestra cómo se busca colectivamente ir transformando esta realidad. Uno de los esfuerzos desplegados es construir la nueva arquitectura financiera que incluye un pilar de la transformación en el ámbito de la protección de las inversiones, generando mecanismos no vendidos a las hegemonías capitalistas del norte, sino que se pueda tener espacios de construcción de soberanía regional; por ejemplo, en el ámbito de la Unasur.

“No llegaremos jamás a un instrumento perfecto, pero sí poder tener un mecanismo que nos pueda dar algunos mecanismos de más garantía en pro de una justicia más real ”, resaltó el Ministro.