Definición

Es un procedimiento jurídico internacional por el cual un Estado solicita a otro Estado el reconocimiento, la ejecución u homologación de una sentencia que se dictó en el Estado requirente a efectos de asegurar la eficacia extraterritorial de la misma. Es decir se procura la ejecución de la sentencia en virtud a los principios de seguridad jurídica, mutua cooperación y reciprocidad internacional, y en caso de existir, a los Tratados y Convenios Internacionales como fuente directa del Derecho Internacional Privado, cuya aplicación es obligatoria cuando un Estado es parte de dicho tratado o lo ha suscrito y facultativa cuando no es parte del tratado.

Objeto y fin

Son objeto del exequátur todos los actos judiciales pronunciados en forma de fallo o sentencia, los cuales son susceptibles de ser reconocidos siempre que cumplan los requisitos de ser de carácter privado en materia civil, comercial o laboral y hayan sido dictados por autoridades judiciales competentes del Estado requirente.

El fin del reconocimiento internacional de fallos o sentencias extranjeras es garantizar la seguridad jurídica o cosa juzgada, es decir, lograr que la sentencia traspase las fronteras del Estado en donde fueron dictadas y se reconozca en el extranjero, sin que ello signifique que el Estado requerido vulnere con ese acto su soberanía.

En el caso de la ejecución de las sentencias de Pensión Alimenticia, la competencia radica en el Consejo Nacional de la Niñez y Adolescencia en aplicación a la Convención sobre Obtención de Alimentos en el Extranjero.

Principios aplicables

Para la homologación de sentencias extranjeras se deben observar los siguientes principios doctrinarios de Derecho Internacional Privado:

Verificación de Tratado.- Es decir si existen tratados en la materia con el Estado del cual emana la sentencia se debe atener a estos, caso contrario, se aplicará el principio de reciprocidad.

Principio de Reciprocidad.- Implica que el Estado exhortado brindará auxilio judicial al Estado exhortante en la medida que éste último le proporcione ante determinada causa con características internacionales, similar apoyo.

Regularidad Internacional de los Fallos.- Es decir que exista compatibilidad entre la sentencia y las leyes del país donde se solicita que sea reconocida, cumpliendo los siguientes requisitos:

  1. Que no contenga nada contrario a la legislación del país donde se tramita.
  2. Que no se oponga a la jurisdicción del país donde se tramita.
  3. Que la parte contra quien se invoca la sentencia haya sido notificada conforme a derecho.
  4. Que la sentencia se encuentre ejecutoriada conforme a la ley del Estado de donde se otorgó.

Requisitos

Para que la sentencia o laudo arbitral extranjero pueda ser homologado debe atenerse al cumplimiento de ciertos requisitos:

El Código Sánchez de Bustamante, en su Art. 423, que dice:

Art. 423.- Toda sentencia civil o contencioso-administrativa dictada en uno de los Estados contratantes tendrá fuerza y podrá ejecutarse en los demás si reúne las siguientes condiciones:

1.- Que tenga competencia para conocer del asunto y juzgarlo, de acuerdo con las reglas de este Código, el juez o tribunal que la haya dictado.

2.- Que las partes hayan sido citadas personalmente o por su representante legal, para el juicio.

3.- Que el fallo no contravenga al orden público o al derecho público del país en que quiere ejecutarse.

4.- Que sea ejecutorio en el Estado en que se dicte.

5.- Que se traduzca autorizadamente por un funcionario o intérprete oficial del Estado en que ha de ejecutarse, si allí fuere distinto el idioma empleado.

6.- Que del documento en que conste, reúna los requisitos necesarios para ser considerado como auténtico en el Estado de que proceda, y los que requiera, para que haga fe, la legislación del Estado en que se aspira a cumplir la sentencia (…)”.

La Convención Interamericana sobre Eficacia de Sentencias y Laudos Extranjeros también señala en su artículo 2 los requisitos que deben observarse:

 “Art. 2.- Las sentencias, laudos arbitrales y resoluciones jurisdiccionales extranjeras a que se refiere el artículo 1, tendrán eficacia extraterritorial en los Estados Partes si reúnen las siguientes condiciones:

1.- Que vengan revestidos de las formalidades externas necesarias para que sean considerados auténticos en el Estado de donde proceden.

2.- Que la sentencia, laudo y resolución jurisdiccional y los documentos anexos que fueren necesarios según la presente Convención, estén debidamente traducidos al idioma oficial del Estado donde deban surtir efecto.

3.- Que se presenten debidamente legalizados de acuerdo con la ley del Estado en donde deban surtir efecto.

4.- Que el juez o tribunal sentenciador tenga competencia en la esfera internacional para conocer y juzgar del asunto de acuerdo con la ley del Estado donde deban surtir efecto.

5.- Que el demandado haya sido notificado o emplazado en forma legal de modo sustancialmente equivalente a la aceptada por la ley del Estado donde la sentencia, laudo y resolución jurisdiccional deban surtir efecto.

6.- Que se haya asegurado la defensa de las partes.

7.- Que tengan el carácter de ejecutoriados o, en su caso, fuerza de cosa juzgada en el Estado en que fueron dictados.

8.- Que no contraríen manifiestamente los principios y las leyes de orden público del Estado en que se pida el reconocimiento o la ejecución (…)”.

En el artículo 414 del Código de Procedimiento Civil, se establece el requisito básico de no contravenir al Derecho Público Ecuatoriano o estar arreglado a tratados o convenios internacionales vigentes y, en caso de no estarlo, se atenderá a los requisitos que se establecen en el inciso segundo del artículo ibídem que dice:

“(…) A falta de tratados y convenios internacionales, se cumplirán si, además de no contravenir al Derecho Público o a las leyes ecuatorianas, constare del exhorto respectivo:

a) Que la sentencia pasó en autoridad de cosa juzgada, conforme a las leyes del país en que hubiere sido expedida.

b) Que la sentencia recayó sobre acción personal (…)”.

Documentación necesaria para tramitar el exequátur

Además, de los requisitos señalados para que se ejecute y reconozca una sentencia extranjera se debe verificar que los documentos que se acompaña a dicha requisitoria estén legalizados, o en el caso de que el Estado requirente sea parte del Convenio de la Haya sobre la Apostilla, deben estar apostillados, esto a efectos de acreditar que la autoridad que ha dictado la sentencia que se pretende reconocer y ejecutar, es la competente. Estos documentos son

  • La copia auténtica de la demanda o auto inicial del proceso judicial.
  • La copia auténtica de la sentencia.
  • La copia auténtica de la providencia o documento que declare que dicha sentencia tiene carácter de ejecutoriado.
  • La certificación de que la sentencia ha sido notificada al demandado (si la sentencia está en idioma diferente al español deberá acompañarse la correspondiente traducción jurada).
  • La copia auténtica de los documentos aparejados a la demanda tales como partida de matrimonio, partida de nacimiento de hijos si los hubiera, copia de cédula de ciudadanía, etc.

Solicitud del exequátur

El exequátur puede ser solicitado a través del órgano jurisdiccional que conoce la causa.

  • Toda persona en cuyo favor se dictó dicha sentencia, generalmente la parte actora que requiere el cumplimiento de la sentencia.
  • Toda persona a quien la sentencia o resolución cuyo reconocimiento se pretende, ocasione un perjuicio o impida un beneficio.
  • Los extranjeros que residen legalmente en Ecuador.
  • Los ecuatorianos que han obtenido una sentencia dictada en el extranjero y quieren que tenga efectos en Ecuador.

Procedimiento del exequátur

Procedimiento para llevar a cabo un exequátur en el exterior.-

El Juez que conoce la causa, una vez cuente con toda la documentación habilitante  señalada, deberá remitir la solicitud de Exequátur, mediante oficio a la Corte Provincial de Justicia de su jurisdicción, solicitando que la requisitoria sea remitida mediante el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana a las autoridades competentes en el lugar en el que deba ejecutarse la sentencia.

El Presidente de la Corte Provincial de Justicia, una vez que haya revisado la documentación remitida por el juez de primera instancia y confirme que se encuentra completa, la remitirá mediante oficio dirigido al Coordinador General Jurídico del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana a fin de que por intermedio de nuestras Misiones Diplomáticas en el extranjero se remita la documentación para su cumplimiento ante las autoridades judiciales del país en donde deba ejecutarse la sentencia.

Procedimiento para llevar a cabo un exequátur en el Ecuador

La autoridad judicial extranjera requirente a través del canal diplomático (Embajada o Consulado Extranjero en Ecuador) solicita al Ministerio de Relaciones, Comercio e Integración que la Autoridad Central competente ejecute una sentencia que se dictó en el Estado requirente. Una vez que esta Cartera de Estado ha verificado que dicha requisitoria esté acompañada de la documentación completa así como de las debidas traducciones, la traslada a la Sala Especializada en razón de la materia, de la Corte Provincial de Justicia de la jurisdicción del lugar en el que deba ejecutarse la sentencia.

El Presidente de la Corte Provincial de Justicia, una vez  haya revisado: la requisitoria de Exequátur, la documentación remitida por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana y confirme que se cumplen todas las formalidades exigidas, iniciará el proceso de reconocimiento u homologación de la sentencia internacional referida, y una vez reconocida, la Corte Provincial de Justicia remitirá al Juez de Primera Instancia para su ejecución.

Es importante señalar que en el caso en que una sentencia no pudiese tener eficacia en su totalidad, el juez o tribunal podrá admitir su eficacia parcial a petición de parte. Así lo establece el artículo 4º de la Convención Interamericana sobre Eficacia de Sentencias y Laudos Arbitrales Extranjeros.

Fundamentación legal

Además de las formalidades establecidas en la legislación ecuatoriana para la homologación de sentencias extranjeras o el requerimiento de que una sentencia nacional sea homologada en el extranjero, se debe aplicar el principio de verificación del tratado, es decir, verificar si el Estado requerido o requirente es parte de los tratados  y convenios internacionales en esta materia. Al respecto tenemos dos cuerpos legales internacionales vigentes:

La Convención Interamericana sobre Eficacia Extraterritorial de las Sentencias y Laudos Arbitrales Extranjeros.

El Estado ecuatoriano ha ratificado dicha convención, la cual constituye un conjunto de reglas en virtud a las cuales el Estado requerido verifica si la sentencia judicial o laudo arbitral extranjero reúne o no los requisitos que permiten su homologación en tal Estado.

Las sentencias judiciales y laudos arbitrales extranjeros sujetos de homologación deben ser de carácter privado y haber sido dictados por autoridades judiciales competentes del Estado requirente en materia civil, comercial o laboral.

La Convención Interamericana sobre Eficacia Extraterritorial de Sentencias y Laudos Arbítrales Extranjeros faculta a los Estados parte a limitar el reconocimiento a sentencias de condena en materia patrimonial, así como, reconocer las sentencias penales en cuanto se refieran a la indemnización de perjuicios derivados del delito siempre y cuando hagan dicha reserva y declaración respectivas al momento de su ratificación. Esto ha sido plasmado en el artículo 1, que dice:

Art. 1.- La presente Convención se aplicará a las sentencias judiciales y laudos arbitrales dictados en procesos civiles, comerciales o laborales en uno de los Estados Partes, a menos que al momento de la ratificación alguno de éstos haga expresa reserva de limitarla a las sentencias de condena en materia patrimonial. Asimismo, cualquiera de ellos podrá declarar al momento de ratificarla que se aplica también a las resoluciones que terminen el proceso, a las dictadas por autoridades que ejerzan alguna función jurisdiccional y a las sentencias penales en cuanto se refieran a la indemnización de perjuicios derivados del delito

Código de Derecho Internacional Sánchez de Bustamante.- El Código de Derecho Internacional Sánchez de Bustamante en su título décimo habla de la Ejecución de Sentencias dictadas por Tribunales Extranjeros. En dicho cuerpo legal, se extiende el reconocimiento de las sentencias a la materia contencioso administrativa, además de las ya señaladas, civil, comercial o laboral.

Competencia

En ambos cuerpos jurídicos de Derecho Internacional se hace expresa referencia a la autoridad competente para conocer y tramitar la solicitud de exequátur.

En la Convención Interamericana sobre Eficacia Extraterritorial de Sentencias y Laudos Arbitrales, artículo 6, se establece que la competencia debe establecerse en la legislación interna de los Estados parte:

Art. 6.- Los procedimientos, incluso la competencia de los respectivos órganos judiciales, para asegurar la eficacia a las sentencias, laudos arbitrales y resoluciones jurisdiccionales extranjeras serán reguladas por la Ley del Estado en que se solicita su cumplimiento (…)”.

En el Código Sánchez de Bustamante, el artículo 424, señala:

Art. 424.- La ejecución de la sentencia deberá solicitarse del tribunal o juez competente para llevarla a efecto, previas las formalidades requeridas por la legislación interior”.

En virtud de lo antes señalado, la legislación interna por su parte señala la competencia de la Corte Provincial de Justicia, anotando en el artículo 143 del Código Orgánico de la Función Judicial:

Art. 143.- El conocimiento de las causas para el reconocimiento u homologación de las sentencias extranjeras corresponderá a la Sala de la Corte Provincial especializada en razón de la materia del distrito del demandado. Una vez ejecutoriada la sentencia que declare el reconocimiento u homologación de la sentencia extranjera, la ejecución de la misma corresponderá a la jueza o el juez de primer nivel del domicilio del demandado, competente en razón de la materia”.

Además, el numeral 6 del artículo 208 ibídem, estipula la competencia de las salas especializadas de las Cortes Provinciales que dice:

Art. 208.- A las salas de las cortes provinciales les corresponde: Conocer, en única instancia, las causas para el reconocimiento u homologación de las sentencias extranjeras que, de acuerdo a la materia, corresponderá a la Sala Especializada. En caso de existir dos salas, se establecerá la competencia por sorteo. Una vez ejecutoriada la sentencia que declare el reconocimiento u homologación de la sentencia extranjera, la ejecución de la misma corresponderá al juzgador de primer nivel del domicilio del demandado, competente en razón de la materia ”.