Biblioteca Central: Historia

Creación

El Ministerio de Relaciones Exteriores, desde la fundación del Estado ecuatoriano en 1830, ha sufrido una serie de cambios y modificaciones en lo que concierne a su estructura orgánica y en la agenda de temas relativos a su competencia. Fue durante la administración presidencial del general Eloy Alfaro, en el contexto en que su gobierno promulga la apertura internacional, la negociación de la deuda externa, la búsqueda de una solución al problema fronterizo que se mantenía con el Perú, entre otros aspectos, que se dio lugar para que en el año de 1897, se creara el Ministerio de Relaciones Exteriores como cartera de Estado, desligada del Ministerio de lo Interior que, hasta esa fecha, llevaba la sección de Relaciones Exteriores.

Las competencias de esta Cartera de Estado, se fijaron en la nueva ley de Régimen Administrativo Interior (24 de abril de 1897), cuerpo legal donde se señalaron cuáles eran las atribuciones del Ministerio de Relaciones Exteriores “los asuntos diplomáticos, la instrucción pública, administración de gracia y justicia, la inmigración y todo lo demás que le atribuye la Constitución y las leyes”. Un año más tarde es decir en 1898 se reformó la referida Ley, entregando a este Ministerio además de los asuntos internacionales, los negocios eclesiásticos.

Como un área de apoyo y de resguardo documental, dentro de las nuevas funciones del Ministerio de Relaciones Exteriores en 1897 este contaba con un archivo, que a la par de ocuparse de la custodia documental, recopilaba material bibliográfico que llegaba a las oficinas de la Cancillería.

El 8 de junio de 1896, Eloy Alfaro, como encargado del mando supremo y considerando la necesidad de poner al alcance del público, los libros, revistas y otras publicaciones, existentes en los archivos de los Ministerios, y otras oficinas públicas, así como la información consular ecuatoriana, decretó el establecimiento de una “Sala de lectura” anexa e independiente del Ministerio de Relaciones Exteriores. Esta dependencia debía estar bajo la dirección inmediata del Jefe de Archivo de la Cancillería y sus colecciones estaban integradas por el arsenal bibliográfico de todos los Ministerios y las Oficinas consulares en el exterior cuyas materias tenían que ver con “aquellos temas que contuviesen datos y noticias sobre el comercio, la industria, la agricultura, la estadística, las invenciones o descubrimientos, la historia y la geografía, la legislación, las costumbres…”


Enlaces Relacionados:
Catálogo en Línea
Biblioteca Central
Dirección y Contacto
Colecciones
Servicios